La tan esperada sentencia del Tribunal Supremo que anula parcialmente las hipotecas multidivisa ya es una realidad. La Justicia, tanto la europea como la española, las tumbaron hace unos días. Primero, el 20 de septiembre pasado, el mismo día que se esperaba el fallo del Supremo, el TJUE declaraba la abusividad de estas hipotecas en los casos en que el cliente no había sido debidamente informado sobre el producto que había contratado y los riesgos que asumía al hacerlo, el mismo argumento que había servido anteriormente para declarar la abusividad de las cláusulas suelo.

Y casi dos meses después, el pasado 15 de noviembre, el Alto Tribunal declaraba también la nulidad de las hipotecas multidivisa en aquellos casos en los que hubo falta de transparencia por parte de la banca en su comercialización. Esta decisión, que sienta jurisprudencia, obliga los bancos a devolver el dinero cobrado de más. Es en definitiva, un nuevo golpe para la banca puesto que se enfrenta a las reclamaciones de los cerca de 70.000 afectados que se calcula que existen en España. Una vez más los tribunales vuelven a dar la razón a los consumidores en detrimento de los bancos. Primero fue con las cláusulas suelo, después, con los gastos hipotecarios y esta vez, con las hipotecas multidivisa.

El Pleno de la Sala Primera del Tribunal Supremo declaró la nulidad parcial de las hipotecas multidivisa porque «las cláusulas cuestionadas no superan el control de transparencia, declarando así la nulidad parcial del préstamo y la eliminación de las referencias a la denominación en divisas del préstamo, que queda como un préstamo concedido en euros y amortizado en euros, ya que la nulidad total del contrato supondría un serio perjuicio para el consumidor que se vería obligado a devolver de una sola vez la totalidad del capital pendiente de amortizar».

Entre los argumentos del Supremo destacaba, por ejemplo, que las cláusulas multidivisa no fueron objeto de negociación individual, por lo que quedan excluidas del ámbito de aplicación de la directiva sobre cláusulas abusivas. La falta de transparencia en las hipotecas multidivisa, como ya ocurrió con las famosas cláusulas suelo, ha generado para los prestatarios, en opinión del Alto Tribunal, “un grave desequilibrio, en contra de las exigencias de la buena fe, puesto que, al ignorar los graves riesgos que entrañaba la contratación del préstamo, no pudieron comparar la oferta del préstamo hipotecario multidivisa con las de otros préstamos y se ha agravado su situación económica y jurídica”.

Esta sentencia fue dictada dos meses después de que el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) promulgara otra en la que confirmó la obligación de los bancos de asegurarse de que los prestatarios recibían información «precisa e inteligible de las consecuencias económicas» que tenía suscribir una hipoteca multidivisa. De no existir esta transparencia en la comercialización, los jueces nacionales podían declarar el contrato como abusivo, reconocía el TJUE.

Las hipotecas multidivisa, comercializadas por los bancos durante el ‘boom’ inmobiliario, se contrataron en euros y sus cuotas de amortización y capital se calcularon en base al valor de una divisa diferente, principalmente yenes y francos suizos. En España fueron contratadas por cerca de 70.000 familias, que han perdido una media de 200.000 euros.

Si eres uno de los afectados por las hipotecas multidivisa y necesitas más información no dudes en contactar con los abogados expertos en derecho bancario y financiero de VIRGINIA PEÑA ADVOCATS.