En otoño verá la luz la nueva ley hipotecaria.

Los contratos hipotecarios están a punto de experimentar una importante transformación en nuestro país debido a la inminente aprobación de una nueva ley hipotecaria, que verá la luz el próximo otoño cuando concluya su tramitación parlamentaria. La reforma, tal y como está concebida en el anteproyecto de ley impulsado por el Gobierno, introduce importantes novedades. Algunos de los cambios afectarán sólo a los firmantes de nuevas hipotecas, en cuanto la reforma entre en vigor, y otros tendrán carácter universal y retroactivo.

Partiendo de la base de que el pilar principal del nuevo redactado es la protección del consumidor ante posibles cláusulas abusivas o poco transparentes, estas son las claves de la reforma que se avecina:

En la fase precontractual la nueva ley pretende ofrecer más transparencia y seguridad al consumidor. Así, se van a incluir una serie de mecanismos que garanticen la transparencia del préstamo hipotecario y la comprensión de las cláusulas por parte del cliente.

Respecto a los desahucios los bancos deberán advertir de las cláusulas sensiblemente más conflictivas e incluir una simulación con la posible evolución de los tipos de interés durante el periodo de vigencia del préstamo hipotecario.

Por su parte los notarios tendrán mayor presencia en el proceso de contratación. Dejarán de limitarse a dar fe de las condiciones y deberán mantener un encuentro previo con los clientes para explicarles las características de la hipoteca y sus consecuencias. Para garantizar que el consumidor comprende todos los apartados del préstamo se deberá hacer constar por escrito, antes de firmar el contrato.

En la misma línea, la reforma de la ley hipotecaria incluirá una lista con las cláusulas que son ilegales, de manera que los notarios podrán rechazar una cláusula de un contrato si está declarada ilegal. Éstos no tienen potestad de declarar si una cláusula es abusiva, puesto que esa labor les corresponde a los jueces, pero sí pueden determinar si una cláusula no debe figurar en el contrato porque no es legal.

También se controlará a los bancos. Otra de las medidas clave que se recogen en el anteproyecto son las de control a las políticas de remuneración bancaria con el objetivo de acabar con los incentivos adversos que premian la concesión irresponsable de préstamos.

Otro de los cambios que introduce la reforma hipotecaria, a fin de adaptar la normativa española a la legislación europea, es que se pone coto a la venta cruzada de productos que tradicionalmente han rodeado a la comercialización de las hipotecas. Por otra parte, la reforma hipotecaria regulará también el rol de los llamados intermediarios de crédito inmobiliario, a los que se exigirá una serie de garantías como seguros de responsabilidad civil.

Por último, con el fin de trabajar en favor de la sencillez y de la mejor comprensión del contrato hipotecario, la nueva ley incluirá la creación de un contrato estándar, claro y transparente.

Si tienes cualquier duda o deseas más información sobre este asunto no dudes en contactarnos.

Virginia PenyaAdvocats