La diferencia que hay entre cometer un asesinato y un homicidio.

En numerosas ocasiones habréis oído, leído o visto en película en la televisión que están juzgando o acusan a alguien de cometer un ‘homicidio’  e incluso en otras ocasiones se utiliza el término ‘asesinato’, pero aunque el resultado final es una persona muerta, entre uno y otro término hay diferencias que en el momento en el que se está juzgando el caso determinará una pena mayor o menor.

Se denomina asesinato cuando una persona causa la muerte de otra y lo lleva a cabo con alguno de los tres supuestos (o los tres juntos) de:

  •  Alevosía : Se realiza a traición. Es circunstancia agravante de la responsabilidad criminal.
  • Ensañamiento : Consiste en aumentar inhumanamente y de forma deliberada el sufrimiento de la víctima, causándole padecimientos innecesarios. Es circunstancia agravante de la responsabilidad criminal.
  • Concurrencia de precio :  Se comete el crimen a cambio de una retribución económica o material. Es circunstancia agravante de la responsabilidad criminal.

 

Cometer un asesinato está castigado con una pena que va desde los 15 a los 20 años de prisión, elevándose hasta los 25 años si concurren dos o más circunstancias específicas del delito: por ejemplo que se cometiera con ensañamiento y alevosía o con concurrencia de precio y alevosía, o con cualquiera de  las combinaciones de los tres supuestos  o con los tres supuestos al mismo tiempo.

Se considera homicidio cuando una persona causa la muerte a otra, pero en el crimen no se contempla ninguno de los tres supuestos citados en el apartado referente al asesinato. Se puede tener la intención de matar a alguien pero no ensañarse, ni realizarlo con alevosía o bajo concurrencia de precio.

El delito de homicidio también contempla el supuesto en el que alguien mata a otra persona pero ha sido sin intención, conocido como ‘homicidio involuntario’ (accidente de tráfico, atropello, etc.) y/o a causa de un error o negligencia ‘homicidio negligente’ (muerte por un accidente de trabajo por falta de la seguridad por parte del empresario, por una negligencia médica en el quirófano etc.).

Dentro de la categoría del homicidio podemos encontrar si se ha cometido a causa de una imprudencia, pudiendo calificarse ésta como grave o leve.

El apartado de penas con las que se castiga el homicidio es muy amplio. Nos podemos encontrar que el homicidio imprudente está castigado con penas de entre 1 y 4 años y para cuando es un homicidio doloso, va desde los 10 hasta los 15 años de prisión.

En las películas americanas, escuchamos a menudo los términos homicidio en primer grado y homicidio en segundo grado  pero en España no se utilizan dichos términos.